Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Algas marinas: 5 verdades y algunas mentiras

5 verdades y algunas mentiras sobre las algas

Muang Ngoi Neua es un rincón mágico de Laos en la provincia de Louangphrabang. Allí recogen el musgo del río, lo mezclan con ajo, tomate y semillas de sésamo y lo secan al sol como ves en la fotografía. Hay pocas investigaciones sobre el musgo, su composición y el posible interés de sustancias que contiene – como algún ya conocido polisacárido llamado arabinoglucano del musgo – para su uso como suplemento dietético o como fármaco. De las algas sin embargo se conoce mucho más.

Propiedades nutricionales de las algas

Las algas son muy versátiles, con sus diferentes colores, formas, sabores y texturas dan mucho juego en la cocina. Sus colores, que van desde amarillo a pardo oscuro, rojo o verde no son otra cosa que pigmentos como clorofila, carotenoides, ficoeritrina, ficocianinaaloficocianina y otros. Los extractos de algas marinas se usan en el desarrollo de alimentos y bebidas funcionales así como en cosmética y sus compuestos biológicos como los fucoidanos que son polisacáridos sulfatados o la fucoxantina (xantofila) en el desarrollo de fármacos. Hay líneas de investigación que estudian los compuestos de las algas y sus efectos anti-glucémicos, antioxidantes y antiinflamatorios en la lucha contra el cáncer.

Las algas marinas no forman parte de nuestra cultura gastronómica pero en los últimos años se han popularizado y poco a poco van encontrando su sitio en nuestro entorno. 

Digamos que son muy interesantes también desde el punto de vista nutricional. En términos generales citaremos estas 5 verdades:

  1. Son ricas en aminoácidos.
  2. Contienen muchos minerales, oligoelementos.
  3. Son ricas en algunas vitaminas: A, C, D, E, B12…
  4. Contienen cantidades importantes de fibra.
  5. Aportan compuestos bioactivos y elementos antioxidantes. 

De ellas escucharás: son “depurativas”, son “reconstituyentes”, son “detoxificantes”, son “antiinflamatorias”, “mejoran la salud cardiovascular”, “previenen el estreñimiento”, “fortalecen el sistema inmune”, “adelgazan”, “previenen el bocio”, “favorecen la digestión”, son buenas para la anemia”, “previenen la osteoporosis”….y multitud de bondades más pero….

pero….

pero…

y…..

Hablar de nutrición en estos términos, atribuyendo propiedades definitivas a alimentos aislados que componen nuestra dieta mmmmmm…. podría escribir durante horas pero te lo resumo: no hay super-alimentos ni alimentos-milagro que por sí mismos tengan un efecto mágico en tu salud si el conjunto de tu alimentación – y tu estilo de vida – no está alineado con tus necesidades. 

Además….

Las algas también contienen metales pesados que son muy dañinos.

El cadmio es cancerígeno y está muy distribuido por nuestro planeta, las algas lo absorben así que convendría realizar más monitorización de las algas de consumo humano y has de saber que la legislación “flojea” al respecto en la mayoría de países. 

Algunas son tóxicas per sé (no aptas para el consumo humano).

Algunas contienen arsénico. 

Si tienes una disfunción en la tiroides (hipertiroidismo) no te convienen.

Si padeces una enfermedad renal crónica no te convienen. 

Si estás embarazada no te convienen algunas algas.

Si estás dando pecho no te conviene tomar algas. 

Si eres muy txiki (población infantil) no te conviene tomar algas. 

Si tienes el ácido úrico alto no te convienen. 

Si tienes patología hepática no te convienen. 

Si hay patología autoinmune quizás no te convienen. 

algas

Moderación en el consumo

Esta es una delicia que comí ayer: sepia marinada en salsa teriyaki con alioli de cúrcuma y cacahuetes. Me gusta incluir algas marinas en mi alimentación en muy pequeñas dosis (uso kombu, nori, agar-agar, wakame y chlorella) ocasionalmente. Puedes usarlas si te agradan, y pueden ser un alimento excelente, pero/y te recomiendo que lo hagas siempre en pequeñas cantidades y combinadas con otros alimentos como un ingrediente más del plato. 

Y también es importante considerar que nuestra microbiota occidental no es igual que la de los japoneses por cuestiones evolutivas y adaptativas – estoy leyendo con mucho interés publicaciones científicas sobre el tema- los japoneses tienen una flora intestinal que está capacitada para digerir mejor las algas y eliminar el exceso de yodo. Así que desde esa lógica… moderación.

Tejiendo redes

Con muchas ganas de seguir compartiendo recetas, inspiración, consejitos nutricionales y las actividades que voy y vamos preparando en colaboración con otras personas y espacios, y por supuesto ¡me encantaría que quisieras estar en esta red! que me escribas un mail, una carta o me llames por teléfono, te pases por mi Instagram, la cuestión es que podamos contactar, hacer saltar alguna chispa y crear algo mágico. Suscríbete a la Newsletter para recibir novedades y alguna dósis de inspiración.

Siempre me gusta escucharos, por favor, escribidme para sugerencias, dudas o simplemente proponer esa receta, ese tema del que te gustaría saber más o ese taller que tanto te gustaría recibir. 

Si necesitas acompañamiento con tu alimentación o tus emociones ¡Contáctame aquí!

¡Si te ha gustado el post compártelo!

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres − 2 =

TU DOSIS DE INSPIRACIÓN DIARIA

Post relacionados

Cuando hablamos de Nutrición y de qué es una alimentación saludable, los lácteos a menudo son objeto de cuestionamiento. Quizás sean los alimentos más estigmatizados y controvertidos de los últimos años. Cierto es que hay amplia documentación sobre la leche de vaca como responsable de respuestas de tipo inmune relacionadas con elementos presentes en la misma (caseína, lactosa, β lactoglobulina…) pero no nos vamos a centrar en esto ya que es un tema complejo el de las hipersensibilidades, alergias alimentarias e intolerancias...
Las algas son muy versátiles, con sus diferentes colores, formas, sabores y texturas dan mucho juego en la cocina. No forman parte de nuestra cultura gastronómica pero en los últimos años se han popularizado y poco a poco van encontrando su sitio en nuestro entorno. Son ricas en aminoácidos. Contienen muchos minerales, oligoelementos. Son ricas en algunas vitaminas. Contienen cantidades importantes de fibra. Aportan sustancias bioactivas...
Son muchas las personas que acuden a consulta con el objetivo de pérdida de peso buscando mejorar su salud. ¿Es el peso corporal un buen indicador del cambio de hábitos hacia la salud? Te lo digo claramente: no. Cuando buscamos un cambio de hábitos duradero, hemos de valorar que el cambio ha de ser progresivo y sostenible y enfocar a largo plazo. Los enfoques basados en la cultura de la dieta han hecho mucho daño...

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

Infórmame sobre los próximos talleres, charlas, programas y otras novedades.